<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d37135370\x26blogName\x3dLas+Mandarinas+No+Son+Chinas\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://lasmandarinasnosonchinas.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_DO\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://lasmandarinasnosonchinas.blogspot.com/\x26vt\x3d-1051748606264639520', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
domingo, noviembre 12, 2006

Carta a Mi Querida Esposa

Querida esposa:

Amada esposa como no es posible dialogar contigo debido que tus principios y feminidad no te lo permiten, he mantenido la siguiente estadística a través de un año, y quiero someterla a tu consideración.

Durante el mismo he llevado la iniciativa para hacer el amor contigo 365 veces, solamente tuve éxito en 24 ocasiones lo que hace un promedio de una vez cada 15 días.

Te expongo a continuación los motivos de mis continuos fracasos:


Estabas cansada Cincuenta y Dos veces
Habías ido a la peluquería en Doce.
Porque no era el día apropiado Diecinueve.
Hacía mucho frío en Veintidós ocasiones.
Era muy tarde en Dieciséis.
Te hiciste la dormida en Sesenta y Nueve ocasiones.
La ventana estaba abierta y podían vernos Nueve.
Tenías dolor de cabeza Veintiséis.
Hacía mucho calor Veintitrés.
Sentías dolor de espalda Ocho.
No estabas de humor Veintiuna.
Hubo visitas hasta muy tarde Once.
Te dolían las muelas en Seis ocasiones.
Se podían despertar los niños en Trece.
Viste la televisión hasta muy tarde en Siete.
El pequeño estaba llorando en Catorce.
Lo que hace un total de Trescientas cuarenta y una y de las Veinticuatro que tuve éxito, Veintitrés No fueron satisfactorias, porque:
Cinco veces me dijiste que me apresurara y terminara pronto.
Once veces tuve que despertarte durante el acto.
Una vez te distrajo una mosca.
Tres me dijiste que necesitabas más dinero.
Tres veces también me quitaste la inspiración al comentar que el techo necesitaba otra mano de pintura.
Y finalmente Una vez tuve miedo de haberte lastimado pues me pareció que te movías.


Atte.
Tu marido que te echa mucho de menos.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home